DETERIORO COGNITIVO Y DEMENCIAS

Las demencias – ahora llamadas trastornos neurocognitivos mayores, según el nuevo Manual Diagnóstico y Estadísticos de los Trastornos Mentales (DSM-5) – son enfermedades que afectan al Sistema Nervioso Central, provocando daño neuronal y por tanto, la consecuente alteración de funciones mentales superiores. Afecta a personas mayores, generalmente no antes de los 60 años, y provoca una disminución de la autonomía y la capacidad para llevar a cabo actividades que hasta ese momento la persona había realizado sin dificultad.

Hay ciertas características intrínsecas al concepto de demencia, tales como:

  • Es un síndrome, es decir, un conjunto de síntomas.
  • Es adquirido, no se nace con él, se produce en un momento determinado debido a diversos factores predisponentes.
  • Es orgánico, por tanto tiene un sustrato neuronal.
  • Afecta a las funciones cerebrales superiores, estas son:
    • Orientación y procesos atencionales.
    • Memoria y aprendizaje.
    • Funciones ejecutivas.
    • Lectura, escritura y cálculo.
    • Habilidades perceptivas y espaciales.
    • Programación de los movimientos.
    • Comportamiento y estado de ánimo.
  • Crónico, perdura, no es un algo puntual (hay excepciones).
  • Progresivo, va evolucionando con el tiempo a una velocidad variable que dependerá de muchos factores (hay excepciones).
  • Provoca una disminución de la autonomía, con afectación en todas las esferas de la vida.

Son muchas las formas de expresión de una demencia, todas ellas pueden ser clasificadas en dos grupos, en función a sí se debe a una pérdida de neuronas provocada por alteraciones en el metabolismo neuronal  – DEMENCIAS PRIMARIAS – o a una pérdida de neuronas a causa de otros factores externos al metabolismo – DEMENCIAS SECUNDARIAS.

DEMENCIAS PRIMARIAS
  • Enfermedad de Alzheimer
  • Demencia por cuerpo de Lewy
  • Demencias frontotemporales
  • Endermedad de Huntington
  • Parálisis supranuclear progresiva
  • Demencia en la enfermedad de Parkinson
  • Degeneración corticobasal
  • Otras…
DEMENCIAS SECUNDARIAS
  • Demencias de origen vascular
  • Demencias por infarto (isquémicas)
  • Demencias endocrino-metabólicas
  • Demencias desmielinizantes
  • Demencias infecciosas
  • Demencias carenciales
  • Otras…

El transcurso de la demencia incluye varias fases según la sintomatología presente y el grado de afectación del paciente. Una de las escalas más utilizadas para situar a una persona en una fase concreta es la escala GDS, que basa su clasificación en la aparición y gravedad de los síntomas cognitivos. Otras se centran más en la capacidad funcional, con la escala FAST. Sea cual sea la escala utilizada, es evidente que la persona, a medida que avanza la enfermedad, experimenta mayores síntomas cognitivos, conductuales y emocionales, a la vez que disminuye su capacidad resolutiva y su autonomía en las tareas.

El tratamiento en personas con demencia está enfocado a:

  • Enlentecer la evolución de los síntomas.
  • Ofrecer información al paciente y a sus familiares.
  • Dotar de estrategias al paciente y a la familia para que los problemas asociados a la enfermedad afecten lo menos posible a la calidad de vida del paciente y de las personas cercanas.
  • Analizar aquellos factores que puedan afectar, tanto positiva como negativamente, en la enfermedad del paciente, con el fin de eliminar aquellos que provoquen un empeoramiento y potenciar los considerados beneficiosos.
  • Ofrecer un espacio donde, tanto el paciente como los familiares, puedan desahogarse y expresarse libremente, en un entorno de seguridad, confianza y apoyo.

Nuestro equipo multidisciplinar considera todos estos objetivos la hora de trabajar con pacientes con trastornos neurocognitivos y cada uno de los profesionales persigue su consecución, aportando recursos desde el área que les compete: neuropsicología, logopedia y fisioterapia.