NUESTRO TRABAJO MULTIDISCIPLINAR

Sea cual sea la causa que ha producido el daño neurológico, es muy posible que la persona experimente síntomas físicos y motores, problemas en el lenguaje, la voz o el habla, alteraciones de los procesos cognitivos y cambios en la personalidad y el comportamiento. Todo ello da lugar a una disminución de la calidad de vida del paciente y afecta también a los familiares, que en muchas ocasiones se encuentran con falta de información y recursos para hacer frente a la nueva situación.

Por ello en VITAL, ofrecemos un servicio integral que abarque todas las esferas necesarias para la mejora del paciente y sus familiares y contamos con un equipo especializado en cada una de esas áreas de intervención.